Reciclaje A. Marquez
Blog
Ultimas noticias

AGRESUR renueva su Junta Directiva

AGRESUR  RENUEVA SU JUNTA DIRECTIVA. EL NUEVO PRESIDENTE ES EL GADITANO CARLOS LUINS BARROSO

SE INCORPORAN NUEVOS VOCALES DE DISTINTAS PROVINCIAS DE ANDALUCÍA A LA DIRECTIVA

AGRESUR ha celebrado recientemente una Asamblea donde se ha elegido su nueva Junta Directiva para los próximos dos años.

El nuevo Presidente Carlos Luins (Cádiz)  contará en su equipo con José Luis de Frutos (Sevilla) como Vicepresidente.  La nueva Junta Directiva estará compuesta por:

  • Presidencia: RECICLAJES DEL SUR BAHÍA, S.L., con D. CARLOS LUINS BARROSO como representante.
  • Vicepresidencia: ENRIQUE DE FRUTOS E HIJOS, S.A., con JOSÉ LUIS DE FRUTOS VÁZQUEZ como representante.
  • Secretaría: SANGUINO Y ASOCIADOS ABOGADOS, S.L.P., con VANESSA VILLEGAS GALVÁN como representante.
  • Tesorería: BARRENO UNIÓN, S.L., con RUBÉN BARRENO MARTÍNEZ como representante.
  • Vocalía: D. JOSÉ MANUEL MATEOS LÓPEZ.
  • Vocalía: RECUPERACIONES, METALES Y CHATARRA PIPÓN con GABRIEL SAA OLIVARES como representante.
  • Vocalía: RECICLAJES MEDIOAMBIENTALES SANTA CLARA, S.L., con DÑA. PATRICIA DE LOS REYES LANGEHELDT HASAN como representante.
  • Vocalía: RECUPERACIONES DIEGO ROMERO, S.L., con FRANCISCO JAVIER ROMERO NIETO, como representante.
  • Vocalía: RECICLADOS HERMANOS ORTIZ, S.L., con JAIME ORTÍZ CABEZA, como representante.
  • Vocalía: ANDALUZA DE HIERROS Y RECUPERACIÓN, S.A., con PEDRO MAYORAL CASERMEIRO, como representante.
  • Vocalía: RECICLAJES ANTONIO MÁRQUEZ, S.C. con ANTONIO MÁRQUEZ como representante

 

En la misma línea que su antecesor Rubén Barreno, el nuevo Presidente de AGRESUR Carlos Luins Barroso comienza su mandato con nuevas iniciativas orientadas al crecimiento de la Asociación y a la mejora y beneficios de los asociados y el sector.

En este nuevo mandato la figura del asociado será una parte activa en la labor de AGRESUR con el objetivo de involucrar a todos los Miembros ya que JUNTOS SOMOS MÁS FUERTES.

AGRESUR representa a más de 30 empresas de Andalucía y a las que empiezan a sumarse de todo el País. La Asociación cuenta con un gran equipo de asesores jurídicos, medioambientales, fiscales y de comunicación que, desde el principio, trabajan día a día con en su apuesta por la calidad y el trabajo bien hecho.

 

Fuente: agresur.es

El precio de las chatarras cae en julio

También descienden en el mercado internacional

11781660_10204922535282781_4035675159337637082_n

Tras un mes de junio sin apenas movimientos, las chatarras férricas han arrastrado a lo largo del mes de julio un descenso generalizado como consecuencia de la inestabilidad económica que conlleva la actual crisis griega y la escasa demanda externa, entre otros factores.

 

En el caso de los metales no férreos, el mes de julio ha vuelto a estar protagonizado por nuevos descensos generalizados con caídas en aluminios, cobres y derivados, así como en los inoxidables.

 

Mercado internacional del Mediterráneo
La falta de consumo por parte de las acerías turcas durante el período del Ramadán ha provocado un derrumbe de los precios internacionales de las chatarra en el mes de julio.

 

A este acusado descenso de precios únicamente han contestado desde el mercado norteamericano con el envío de cargamentos transoceánicos. Sin embargo, los principales suministradores europeos no han cerrado transacciones a esos niveles.

 

Fuente: MetalesyMetalurgia

La industria siderúrgica recicló 10,6 millones de Tn de chatarra en 2014

aceria_unesid_3075

 

Según la Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid), el esfuerzo exportador del sector durante 2014 ha permitido que la industria siderúrgica española reciclara 10,6 millones de toneladas de chatarra en 2014, participando en un ciclo que la convierte en uno de los grandes líderes del reciclaje de acero en Europa (junto con Italia y Alemania), y en el campeón indiscutible en España por volumen sobre todos los demás materiales que se reciclan.

 

En España, se recicla más acero que la suma del resto de materiales juntos. Así lo indican fuentes de Unesid, desde donde aseguran que se trata de un mercado “con unos innegables beneficios ambientales y económicos, en un ciclo respetuoso con el medio ambiente y comprometido con la seguridad, que resulta posible gracias a la concienciación de todos los operadores de la cadena”.

 

Asimismo, explican que la industria siderúrgica española tiene “capacidad suficiente” para reciclar toda la chatarra de acero que se genera en el país y, además, “añade valor con total garantía medioambiental a los 5 millones de toneladas de chatarra que se importan del exterior”

 

Fuente: Metalesymetalurgia.com

Las chatarras férricas se recuperan en marzo

chatarras_ferricas_123rf_3068

 

Tras unas semanas de estabilidad y a pesar del escaso movimiento en el mercado internacional, los precios de las chatarras férricas recogen un incremento en la segunda mitad del mes de marzo, con motivo del cambio de divisa (euro-dólar).

 

En cuanto a los metales no férreos, muestran un comportamiento similar en la primera y en la segunda quincena de marzo con incrementos generalizados en los precios de aluminios y cobres y derivados.

 

Los inoxidables, por su parte, continúan con su tendencia de mantenimiento en este período.

 

Mercado internacional del Mediterráneo
La devaluación de la moneda turca frente al dólar USA durante este mes de marzo ha permitido cerrar operaciones con un ligero incremento de los precios.

 

Fuente: MetalesyMetalurgía

FASES DEL PROCESO DE RECICLAJE DE RESIDUOS METÁLICOS

LOS MATERIALES SE COMPRAN PARA SU RECICLAJE

El reciclaje y recuperación de materias orgánicas e inorgánicas tiene múltiples ventajas entre las cuales está, fundamentalmente, la conservación del medio ambiente. El reciclado de materiales supone una labor fundamental porque permite el ahorro de materias primas y disminuye el gasto de energía y agua. También reduce la generación de residuos y la contaminación añadida. La labor de las empresas de tratamientos de residuos favorece la sostenibilidad del medio ambiente.

 

Reciclaje de chatarra

El proceso de reciclaje se divide en varias fases:

1. ENTRADA DE MATERIAL EN PLANTA

Entrada a nuestras instalaciones de vehículos cargados con material destinado al reciclaje.
Dichos vehículos son pesados en báscula vehicular  homologada. Para recepciones de materiales o cantidades menores disponemos de una báscula de detalle igualmente homologada.

 

2. DESCARGA DEL MATERIAL

Los vehículos provistos de caja basculante descarga automáticamente en la sección correspondiente.
Los vehículos sin basculante son descargados por nuestras grúas con pulpo-electroimán o manualmente las cargas de menor tamaño.

 

3. INSPECCIÓN, VALORACIÓN Y PAGO

Se realizará inspección visual y comprobación de la calidad y naturaleza del material descargado para que se corresponda con el presupuesto acordado. El vehículo descargado vuelve para realizar la destara. La báscula nos imprime un ticket con el neto (bruto-tara) del material descargado.Con este ticket de peso se generará un albarán valorado a los precios acordados que se abonará al contado mediante talón nominativo, etc…. El proveedor enviará su factura posteriormente.

 

4. CLASIFICACIÓN Y MANIPULACIÓN DE LOS MATERIALES

Los materiales, a su entrada, se clasifican según su naturaleza:

    Férricos: chatarra de hierro y acero.

    No férricos: chatarra de otros metales: cobre, bronce, latón, zinc, acero inoxidable, aluminio, níquel, plomo, aceros especiales,…

     Mixta: chatarra de hierro o acero mezclada con otros metales.

Los materiales, en las empresas de tratamiento de residuos, se manipulan de manera manual o mecánica según su dimensión.

Los materiales mixtos se desguazan con pequeña herramienta: soplete, etc., para su clasificación definitiva a férricos o no férricos.

Una vez clasificados se acumulan en pilas de chatarra de su misma naturaleza y se preparan para su salida.

 

5. SALIDA Y DESTINO DEL MATERIAL

 

Concluido el proceso y preparado el material se carga en camiones y se transporta a sus respectivas fundiciones o gestores finales, según la naturaleza del material, donde se funden y se convierten en materiales nuevos que, mediante moldes, producen cada fundición: vigas, pletinas, chapas, varillas, piezas, etc., de acero, aluminio, cobre, latón, inoxidables, etc.

El residuo no siempre es un desecho a destruir, a veces, es posible recuperarlo. Valorizar los residuos implica optimizar sus características mediante procesos de reutilización, recuperación y reciclado.

Clasificar un residuo, reciclarlo y poder darle un valor (valorizarlo) es muy conveniente para el medioambiente.

Los gestores de Residuos convertimos los residuos en materiales reutilizables para otras actividades, fomentando así, la valorización de los residuos y evitando el depositarlos en vertederos.

La valorización está incluida en la Gestión Integrada de los RSU (Residuos Sólidos Urbanos). Esta Gestión engloba todas las etapas de manejo de residuos: la generación, la disposición inicial, la recolección, el transporte, el tratamiento y la disposición final adecuada

 

Tiempos de cambio para el sector recuperador en España

Las dificultades de financiación y la falta de materia prima son los principales problemas del sector recuperador en España

maquinaria_recicladoresiduos_acero_123rf_3063

Las empresas del sector de maquinaria y equipamiento para la recuperación y reciclaje de chatarra y otros metales aseguran que “lo peor ya ha pasado”; la realidad muestra un mercado estancado debido a “la falta de financiación por parte de las entidades bancarias”, tal y como asegura el gerente de Hidroeuropa, Cándido Hernández, quien apunta la necesidad de la activación de líneas financieras para poder facilitar la adquisición de maquinaria al cliente final.

 

Sin perder de vista esta problemática, sumada a la falta de materia prima (chatarra), nos encontramos ante un panorama en el que, según indica la directora comercial para España y Portugal de Tomra Sorting Recycling, Judit Jansana, “los recicladores buscan ampliar su cartera de clientes, ajustar precios, mover su stock y ganar libertad de movimiento y competitividad. Esto sólo es posible con la modernización de sus procesos productivos con tecnologías de vanguardia”.

 

Vanguardia tecnológica
En función de los requerimientos de las empresas recicladoras, los fabricantes y distribuidores de maquinaria para la recuperación y reciclaje de chatarra se han visto impulsados en la actualidad a recurrir -en mayor medida que en etapas anteriores- a la innovación como factor diferenciador.

 

Desde la empresa Industrias Hidráulicas (Moros) aseguran que “esta situación exige a cualquier empresa permanecer en la vanguardia y, por ello, realizamos fuertes inversiones en I+D+i; toda esa inversión revierte directamente sobre el cliente final, quien puede obtener equipos que le hacen a su vez mucho más competitivo en el mercado”. En definitiva, el objetivo es “buscar modos alternativos de crecimiento y de gestión para incrementar el número de clientes y, en última instancia, su margen de beneficio”, apunta Jansana.

 

Rapidez, flexibilidad y calidad, así como eficiencia y economía de funcionamiento, centran los elementos protagonistas en la demanda de este tipo de equipamiento por parte de los recicladores. Según indica Hernández, “nos encontramos ante un sector que sabe perfectamente lo que quiere e incluso es capaz de imaginar cuáles son las necesidades a corto plazo del mercado”.

 

Por su parte, Diego Esteban, director comercial en Moros, asegura que entre sus clientes también se valora la atención postventa y unos bajos costes de mantenimiento preventivo.

 

Fuente: MetalesyMetalurgia

LAS CHATARRAS FÉRRICAS ACUMULAN NUEVOS DESCENSOS EN FEBRERO

El mercado internacional continúa a la baja

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El precio de las chatarras férricas arrastra los movimientos a la baja registrados en el mercado internacional, especialmente en el mercado turco, durante este mes de febrero, acumulando descensos tanto en la primera como en la segunda quincena de febrero.

De cara a las próximas semanas, el mercado “amenaza” con nuevas bajadas.

En cuanto a los metales no férreos, durante la primera quincena de febrero se registraron caídas en aluminios y cobres y derivados, mientras que plomo y baterías son la excepción, con incrementos en sus precios. Los inoxidables, se mantuvieron en la primera parte del mes.

Sin embargo, en la segunda quincena de febrero se ha producido un cambio de tendencia en el mercado de metales no férreos. Así, el precio de los aluminios se ha incrementado en este período, mientras que cobres y derivados se mantienen. Por su parte, los inoxidables también ven incrementar su precio, a excepción de los ferríticos que se mantienen.

Mercado internacional del Mediterráneo
La escasa demanda de chatarra en la segunda quincena de enero por parte de Turquía, junto a la devaluación de su moneda frente al dólar USA, ha llevado a que los precios internacionales se sitúen en mínimos interanuales..

Las previsiones apuntaban hacia nuevas caídas en los precios internacionales, cumpliéndose esta predicción con un nuevo desplome de precios en los mercados internacionales en la segunda quincena de febrero, con escasez de ofertas y prácticamente inexistencia de demanda.

 

Fuente: Metalesymetalurgia

TECNOLOGÍA PARA LA SOSTENIBILIDAD EN LA RECUPERACIÓN DE METALES

La creciente demanda de metales exige un replanteamiento de las técnicas de reciclado. El uso de tecnologías eficientes, como la de clasificación basada en sensores, permite altas tasas de recuperación y fracciones limpias de valiosos metales no férricos, como acero inoxidable, cobre, latón, cables eléctricos y placas de circuito impreso. (Residuos Profesional)

 

tomra_2-300x210

 

 

El reciclado de metales conlleva demostrados beneficios desde el punto de vista económico y medioambiental. Los metales se pueden reciclar casi indefinidamente y ofrecen una gran oportunidad de reducir la degradación del medio ambiente, favoreciendo al mismo tiempo un uso más eficiente de recursos como agua y energía.

 

Sin embargo, hacen falta enfoques avanzados para resolver el reciclado de productos complejos, que contienen una gran variedad de metales y otros materiales relacionados entre sí. Y así lo reconoce el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) “Riesgos y desafíos ambientales que plantean los ciclos y flujos antropógenos de metales”, publicado en 2013: “el incremento de la demanda de metales, que podría multiplicarse por diez en comparación con las necesidades actuales, exige un replanteamiento de las prácticas de reciclado a fin de hacer frente a los impactos ambientales negativos”.

 

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

 

Existe un consenso general sobre la necesidad de dirigir los esfuerzos de I+D hacia el logro de un desarrollo sostenible, dando prioridad a las tecnologías que aumenten la productividad de los recursos. Esto significa, en gran parte, optimizar los procesos de recuperación y tratamiento de los residuos para poder recuperar la mayor cantidad de materia prima.

 

En consonancia con ello, las distintas legislaciones en materia de residuos incrementan sus objetivos de recuperación para los próximos años y para todos los tipos de residuos. En la legislación europea, por ejemplo, y en el caso de los vehículos fuera de uso (VFU), la Directiva 2000/53/CE del Parlamento Europeo establece una cuota obligatoria de reciclado que pasará del 85% al 95%, a cumplir a partir de 2015. Para satisfacer estas cuotas muchos países tendrán que hacer cambios en sus sistemas de reciclaje, se necesitarán más plantas, más y mejores máquinas y, sobre todo, tecnologías más eficientes que permitan reducir costes y obtener mejores resultados.

 

LA IMPORTANCIA DE LOS METALES NO FÉRRICOS

 

El potencial para el reciclado de metales es enorme. Se estima que sólo los residuos de equipos eléctricos y electrónicos en el mundo oscilan entre 20 y 50 millones de toneladas anuales. A todo ello hay que sumar los millones de latas de aluminio, los vehículos fuera de uso, los grandes electrodomésticos…. En el sector del metal crece imparable la demanda de metales no férricos. Metales como cobre, latón, aluminio y zinc se recuperan de los VFU para servir a su vez como recursos para la producción de nuevos vehículos. Lo mismo sucede con los residuos electrónicos, línea blanca, línea marrón, escorias de incineradoras, chapajo, perfil, etc.

 

Todos ellos son productos de gran consumo, que generan una alta demanda de metales no férricos. Por eso su recuperación y reciclaje tiene tanta importancia, tanto en el plano económico como medioambiental. Sin embargo, muchas plantas de reciclaje aún no tienen la capacidad tecnológica necesaria para recuperar estos valiosos metales eficientemente, perdiendo no solo competitividad y oportunidades de negocio, sino saliendo del circuito de la deseable sostenibilidad en el manejo de los recursos.

 

CLASIFICACIÓN POR SENSORES

tomra_1-300x225

 

Una de las innovaciones más punteras en este sector es la tecnología de clasificación por sensores, que permite optimizar el proceso de recuperación de materiales de distintos flujos de residuos. Los actuales equipos para la clasificación por sensores son capaces de seleccionar con alta precisión los distintos materiales atendiendo a sus propiedades, tales como conductividad y permeabilidad electromagnéticas, densidad atómica, conductividad y disipación térmica, composición elemental, color, brillo, forma, transparencia, absorción de la luz, etc.

 

Para la óptima recuperación de los valiosos y escasos metales, las plantas más modernas utilizan equipos dotados de sensores electromagnéticos altamente sensibles (EM), que reconocen los materiales en base a su conductividad electromagnética, permitiendo la recuperación de una fracción limpia de cables eléctricos, fracción limpia de acero inoxidable y recuperación de todos los metales no férricos. Estos sensores, en combinación con un sensor NIR (infrarrojo cercano) también permiten recuperar todos los plásticos visibles y su separación de diferentes polímeros, como PP, PS, PE, ABS.

 

Estos equipos cuentan además con avanzadas tecnologías para la recogida y tratamiento de datos de los múltiples objetos de metal, que escanean de manera constante, así como para el procesamiento de imágenes con alta precisión. Gracias a ellas, las máquinas de clasificación por sensores son capaces de identificar las diferencias más pequeñas entre las distintas fracciones de metal, basándose en su forma, tamaño e intensidad, y separar dichas fracciones con un alto grado de pureza. La calibración adaptativa de los equipos permiten, además, anular la señal de pequeños fragmentos metálicos embebidos en la banda de la cinta aceleradora, evitando que se activen las válvulas a su paso y consiguiendo una mayor pureza del producto seleccionado.

 

Fuente: Minería Urbana

 

FUENTES DE PROCEDENCIA DE LOS RESIDUOS METÁLICOS

Los residuos metálicos o chatarra pueden clasificarse en dos grandes tipos:

 

–  Chatarra de metales ferrosos, procedente del hierro y acero.

–  Chatarra de metales no ferrosos, procedente de metales diferentes del hierro y el acero, e incluye los residuos de aluminio, cobre, plomo, zinc, níquel, titanio, cobalto, cromo y otros metales preciosos. Aunque menos abundante que la chatarra férrica, tiene un valor económico normalmente superior.

 

Tanto la chatarra de metales ferrosos como la de metales no ferrosos procede de tres grandes fuentes de origen:

fuentes chatarra

– Propia o de origen: La generada en la fábrica, refinería, o fundición, y que, en general, es recuperada y utilizada de nuevo en la misma planta.

 

De origen industrial: La chatarra procedente de recortes y mermas surgidos en el proceso de elaboración de un producto/bien de consumo/ inversión (electrodomésticos, latas y tarros de acero, aerosoles, máquinas, construcciones y estructuras, barcos, automóviles, trenes, etc.) en el que intervienen productos metálicos.

 

Obsoleta: La chatarra procedente de bienes de consumos e inversión ya obsoletos que han cumplido su vida de uso. En general, esta chatarra representa un porcentaje muy importante de los residuos metálicos, pero su aprovechamiento requiere de importantes esfuerzos relacionados con su recogida, clasificación, recuperación y reciclado de los productos metálicos asociados. En este sentido, los desarrollos legislativos realizados en los últimos años y relativos a algunos de estos productos (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), envases metálicos, vehículos fuera de uso (VFU), residuos procedentes de la construcción, etc.) están obligando a importantes cambios en la forma de recoger, recuperar y procesar los residuos metálicos existentes en este tipo de productos.

 

Fuentes: Observatorio industrial del sector del metal

El reciclado de chatarra de cobre

El cobre, al igual que otros metales, puede ser reciclado un número ilimitado de veces sin perder ni degradar sus propiedades químicas o físicas, siendo uno de los materiales más reciclados ya desde la antigüedad –algunas estimaciones mantienen que el 80% de todo el cobre extraído durante los últimos 10 mil años aún está en uso en la actualidad–.

 

La fuente más importante de chatarras de cobre son los productos que han finalizado su ciclo de vida funcional (chatarra obsoleta). Entre ellos se encuentran los residuos de construcción (instalaciones de fontanería, gas y calefacción o cables eléctricos), así como equipos eléctricos y electrónicos y productos de latón.

ciclo de vida del cobre

El proceso de reciclado del cobre consta básicamente de la recogida y clasificación de las chatarras de cobre en función de sus niveles de pureza para su posterior envío a la fundición o tratamiento ulterior. Así:

 

– Los residuos de cobre puro pueden ser fundidos directamente. Su pureza se comprueba mediante análisis químicos cuando aún está en estado líquido. Después se desoxida y lleva a formas intermedias (como lingotes) para usarlos en otros procesos.

 

– Los residuos que contienen óxidos se funden para formar ánodos que van a electrorrefinación para obtener el nivel de pureza deseado.

 

– En algunas aleaciones, como el latón y el bronce, el residuo de cobre se funde y forma más aleaciones, sin que se vuelva a refinar.

 

– Si el residuo de cobre está mezclado con otros minerales, se evalúa la relación coste-beneficio del proceso de volver a refinarlo. Si esta relación es muy alta —como en el caso de la lata y el níquel que sólo se pueden separar mediante electrorrefinación—, el residuo de cobre se destina para fines no eléctricos, que no requieren niveles de alta pureza.

 

El reciclado de cobre plantea importantes ventajas de carácter medioambiental (la minería de cobre suele estar ligada a fuertes impactos medioambientales) o económicas (la cantidad de energía necesaria para reciclar el cobre es sólo alrededor de un 25% de la requerida para convertir el mineral de cobre en metal).
El reciclado proporciona una parte fundamental de las necesidades totales de cobre metálico, donde se estima que en 2004 el 34% de la demanda mundial se satisfizo mediante el reciclado de objetos viejos de cobre (incluyendo el refundido de los desechos del proceso de refinado del mineral (chatarra propia)).
Un ejemplo de reciclaje masivo de cobre lo constituyó la introducción del euro en 2002, que obligó a sustituir las monedas nacionales de doce países europeos, eliminando de la circulación unas 260 mil toneladas de monedas (con un peso aproximado de 147,5 millones de toneladas de cobre), que fueron fundidas y recicladas para su uso posterior en una amplia gama de productos industriales y de consumo.

 

Fuente: El sector del reciclaje de metales en España. Observatorio industrial del sector del metal. Imagen: CODELCO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies