Reciclaje A. Marquez

Definición de residuo, clasificación y formas de gestión.

3241ab190e684d6_elecologista2

Los residuos se definen, según la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, como cualquier sustancia u objeto que su poseedor deseche o tenga la intención u obligación de desechar.

Los residuos se pueden clasificar atendiendo a diferentes categorías, que no son excluyentes entre sí. Según el criterio que se aplique se encuentran:
– Según su naturaleza: residuos peligrosos y no peligrosos
– Según su competencia de gestión: residuos municipales y no municipales
– Según su origen: domésticos, industriales, comerciales y agrícolas.

En la legislación básica (Ley 22/2011, de 28 de julio), se establece la jerarquía que hay que seguir en materia de prevención y gestión de residuos por el siguiente orden de prioridad:

9F2F2F46A
1. Prevención
2. Preparación para la reutilización
3. Reciclado
4. Otro tipo de valorización, incluida, la valorización energética.
5. Eliminación.

 

Pasamos a describir cada una de ellas:
Prevención: consiste en el conjunto de medidas adoptadas en la fase de concepción y diseño, de producción, de distribución y de consumo de una sustancia, material o producto, para reducir:
o La cantidad de residuos (incluso mediante la reutilización de los productos o el alargamiento de la                                        vida útil de los productos)
o Los impactos adversos sobre el medio ambiente y la salud humana de los residuos generados,                                                  incluyendo el ahorro en el uso de materiales o energía.
o El contenido de sustancias nocivas en materiales y productos.

Reutilización: se trata de cualquier operación mediante la cual productos o componentes de productos que no sean residuos se utilizan de nuevo con la misma finalidad para la que fueron concebidos
Reciclado: es toda operación de valorización mediante la cual los materiales de residuos son transformados de nuevo en productos, materiales o sustancias, tanto si es con la finalidad original o cualquier otra finalidad. Incluye la transformación del material orgánico, pero no la valorización energética ni la transformación en materiales que se vayan a usar como combustibles o para operaciones de relleno.
Valorización: es cualquier operación cuyo resultado principal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales, que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una función particular, o que le residuo sea preparado para cumplir esa función en la instalación o en la economía en general.
- Eliminación: cualquier operación que no sea valorización, incluso cuando la operación tenga como consecuencia secundaria el aprovechamiento de sustancias o energía.

Realmente, el tratamiento que se le da a los residuos es lo que diferencia un sistema de gestión de los residuos adecuado de otro que no lo es. Así, aquellos que se basan en la destrucción de los residuos sin aprovechamiento alguno, como la incineración sin recuperación energética y el vertido, se consideran como no adecuados desde un punto de vista medioambiental, mientras que los demás constituyen formas de obtener un rendimiento de los residuos a la vez que permiten su reincorporación a los ciclos productivos.

Dejanos su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR