Reciclaje A. Marquez
Blog
Ultimas noticias

CLASIFICACIÓN DE RESIDUOS SEGÚN LA COMPETENCIA DE GESTIÓN

Existen en mucha ocasiones dudas acerca de la competencia en cuanto a la gestión de los residuos. Esta gestión (recogida, transporte, tratamiento…) puede ser responsabilidad y deber de los ayuntamientos (Residuos municipales), o bien, responsabilidad del productos y poseedor de los residuos (Residuos no municipales).

 
– Residuos municipales:
Son aquellos residuos cuya gestión corresponde a las entidades locales (Ayuntamientos) en la forma en que se establezca en sus respectivas ordenanzas y siempre en el marco jurídico establecido por la legislación vigente.

 

Se consideran residuos municipales:
– Los residuos domésticos generados en los hogares.
– Los residuos domésticos procedentes de actividades comerciales y del resto de actividades del sector servicios.
– Los procedentes de limpieza de vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas, los animales domésticos muertos y los vehículos abandonados.
– Los residuos domésticos procedentes de actividades industriales y los comerciales no peligrosos, cuando así se recoja expresamente en las ordenanzas municipales y en los términos en ellas indicados y sin perjuicio de que los productores de estos residuos puedan gestionarlos por sí mismos.

 

39_

– Residuos no municipales:
Los residuos no municipales son aquellos cuya gestión no compete a las administraciones locales y, por tanto, los responsables de asegurar que estos residuos reciben un tratamiento adecuado son los productores o sus poseedores iniciales, mediante la entrega a gestores de residuos autorizados.

 

Se consideran residuos no municipales:
– Los comerciales, salvo los de naturaleza no peligrosa cuando los entes locales asuman las competencias de su gestión.
– Los industriales.
– Los agrícolas.

 

Ejemplos de residuos no municipales: Los neumáticos fuera de uso (NFU), excepto los de los ciudadanos que cambian las ruedas de sus vehículos, los residuos de construcción y demolición (RCD) generados en las obras mayores, los lodos residuales de depuración, los vehículos al final de su vida útil (VFVU), los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) no domésticos, así como ciertos tipos de residuos sanitarios (grupos III, IV y V según se definen en el Reglamento de Residuos de Andalucía).

 

Discarded Junk Cars Piled Up After Crushing565020_59872990

landfill459671_1

20120308-4428318w ???????????????????????????????

CLASIFICACIÓN DE RESIDUOS SEGÚN SU ORIGEN

La clasificación de los residuos es algo muy complejo debido a la gran heterogeneidad de los mismos. Pudiendo incluirse un mismo elemento en diferentes categorías de una clasificación.

residuos

 

A continuación, realizaremos una clasificación de los residuos según su origen, donde la cantidad y naturaleza de éstos será muy diferente según la procedencia:

 

Residuos domésticos: son todos los producidos en los hogares y domicilios como consecuencia de la actividad doméstica, entre los que se encuentran no solo las basuras sino también los electrodomésticos viejos, estropeados o que se quieran desechar, otros aparatos eléctricos y electrónicos (como por ejemplo calculadoras, juguetes que funcionan con pilas o baterías, etc.), ropa usada y tejidos, las pilas gastadas u otro tipo de baterías (acumuladores), muebles y enseres, e incluso los escombros procedentes de las pequeñas obras de reparación domiciliaria.

 
También son residuos domésticos los que se producen en comercios, oficinas, industrias, administraciones públicas, clínicas y hospitales, servicios de restauración y catering así como en el resto de establecimientos del sector servicios, en general, cuya composición y naturaleza sea similar a la de los residuos generados en los hogares. Principalmente, se trata de residuos biodegradables de cocina (restos de comida y alimentos), papeles, envases de cartón, de plástico o de vidrio, entre otros.

Finalmente, tienes también la consideración de residuos domésticos los procedentes de la limpieza de la vía pública, zonas verdes, áreas recreativas y playas, los animales domésticos muertos y los vehículos abandonados en la vía pública.

 

 

– Residuos industriales: Cualquier objeto o sustancia sólida, líquida o pastosa resultante de las actividades industriales propiamente dichas, esto es, de los procesos de fabricación, de transformación, de utilización, de consumo, de limpieza o de mantenimiento asociados a la actividad industrial, que por su naturaleza o composición no pueda asimilarse a los residuos domésticos. También tienen la consideración de residuos industriales los que se puedan generar como consecuencia de derrames accidentales, del cierre de actividades o del desmantelamiento de instalaciones industriales.

Su tipología y composición es muy variada pues dependerá del proceso productivo, de la naturaleza y composición de las materias primas o de los productos intermedios, de las propiedades físicas y químicas de las materias auxiliares empleadas y de los combustibles utilizados, entre otros factores.

 

 

– Residuos comerciales: Son los residuos generados por la actividad propia del comercio, al por mayor y al por menor, de los servicios de restauración, bares y cafeterías, de la hostelería, de las oficinas, de los mercados, así como del resto del sector servicios. Son esencialmente residuos de envases y embalajes, flejes, excedentes de mercancía sin valor económico, productos defectuosos, productos caducados, así como algunos tipos de residuos procedentes de centros sanitarios y veterinarios.
El principal problema de estos residuos es que, si se trata de residuos no peligrosos y se mezclan con los domésticos, tienden a saturar los circuitos de recogida, por lo que requieren circuitos diferenciados para optimizar la gestión.

 

 

– Residuos agrícola: Son los residuos generados en las actividades propias de la agricultura, horticultura y la silvicultura.
Este tipo de residuos se caracteriza por una marcada estacionalidad, tanto por razón del momento de su producción como por la necesidad de retirarlos del campo en el menor tiempo posible para no interferir en otras tareas agrícolas o forestales y evitar la propagación de plagas e incendios.

PROBLEMÁTICA DE LOS RESIDUOS

new life

 

La destrucción del medio ambiente es uno de los temas de mayor preocupación mundial de los últimos tiempos. A medida que las sociedades crecen y se desarrollan, se genera un problema que va unida al progreso y es el de la producción de residuos. Este problema que afecta a todo tipo de comunidades adquiere especial importancia en los núcleos urbanos:

 
– Por la densidad de población
– Cantidad y diversidad de los residuos generados.

 
Las amenazas contra el medio son múltiples, pero entre las más graves se encuentran aquellas que provienen del aumento de los residuos y de los vertidos incontrolados, que provocan la contaminación de los suelos, el agua y el aire, la alteración del paisaje y, en suma, la degradación del medio ambiente. Si no se recurre a la adecuada planificación y gestión de los residuos se derivan graves problemas para la salud y el ecosistema como consecuencia de:

 
– Contaminación del medio: suelo, aire y agua (superficial y subterránea)
– Proliferación de insectos y roedores, que son vectores de enfermedades
– Riesgos de incendios
– Molestias por polvo, humos y olores
– Efectos antiestéticos, degradación del paisaje
– Despilfarros de recursos
– Riesgos para la salud de los manipuladores (tétanos, sida…)

 
Los residuos significan una parte importante de recursos minerales y energéticos aprovechables a partir de procesos de transformación y/o recuperación. Además otra amenaza de la Tierra es el progresivo agotamiento de sus recursos naturales.

 
Las prácticas de disminución de residuos están condicionadas por tanto por dos factores:
– Reducción del impacto ambiental
– Aprovechamiento de los recursos recuperados.

 

A partir de la promulgación de la Directiva marco de residuos, se han puesto en marcha en Europa políticas de gestión de residuos basadas en el uso eficiente de los recursos naturales y de revalorización de los recursos materiales.

Este planteamiento estratégico de eficiencia en el uso de los recursos aspira a la eliminación progresiva del vertido y la valorización energética de los residuos que pueden ser reciclados, para dar lugar a una economía circular, en la que se consiga reducir los residuos, alcanzar altas tasas de reutilización y reciclado y minimizar la fracción resto. Los residuos se convierten así en nuevos recursos materiales potenciales con valor económico.

Frente a planteamientos más tradicionales en la gestión de residuos, en Europa cobran cada vez más importancia iniciativas «Cero residuos» (Basura cero). Este enfoque, basado en principios y propuestas de gestión que plantean que los residuos son la consecuencia de una gestión inadecuada de materiales (basura), se basa en una premisa básica: la separación en origen, para poder desechar los residuos de manera diferenciada.

Definición de residuo, clasificación y formas de gestión.

3241ab190e684d6_elecologista2

Los residuos se definen, según la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, como cualquier sustancia u objeto que su poseedor deseche o tenga la intención u obligación de desechar.

Los residuos se pueden clasificar atendiendo a diferentes categorías, que no son excluyentes entre sí. Según el criterio que se aplique se encuentran:
– Según su naturaleza: residuos peligrosos y no peligrosos
– Según su competencia de gestión: residuos municipales y no municipales
– Según su origen: domésticos, industriales, comerciales y agrícolas.

En la legislación básica (Ley 22/2011, de 28 de julio), se establece la jerarquía que hay que seguir en materia de prevención y gestión de residuos por el siguiente orden de prioridad:

9F2F2F46A
1. Prevención
2. Preparación para la reutilización
3. Reciclado
4. Otro tipo de valorización, incluida, la valorización energética.
5. Eliminación.

 

Pasamos a describir cada una de ellas:
Prevención: consiste en el conjunto de medidas adoptadas en la fase de concepción y diseño, de producción, de distribución y de consumo de una sustancia, material o producto, para reducir:
o La cantidad de residuos (incluso mediante la reutilización de los productos o el alargamiento de la                                        vida útil de los productos)
o Los impactos adversos sobre el medio ambiente y la salud humana de los residuos generados,                                                  incluyendo el ahorro en el uso de materiales o energía.
o El contenido de sustancias nocivas en materiales y productos.

Reutilización: se trata de cualquier operación mediante la cual productos o componentes de productos que no sean residuos se utilizan de nuevo con la misma finalidad para la que fueron concebidos
Reciclado: es toda operación de valorización mediante la cual los materiales de residuos son transformados de nuevo en productos, materiales o sustancias, tanto si es con la finalidad original o cualquier otra finalidad. Incluye la transformación del material orgánico, pero no la valorización energética ni la transformación en materiales que se vayan a usar como combustibles o para operaciones de relleno.
Valorización: es cualquier operación cuyo resultado principal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales, que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una función particular, o que le residuo sea preparado para cumplir esa función en la instalación o en la economía en general.
– Eliminación: cualquier operación que no sea valorización, incluso cuando la operación tenga como consecuencia secundaria el aprovechamiento de sustancias o energía.

Realmente, el tratamiento que se le da a los residuos es lo que diferencia un sistema de gestión de los residuos adecuado de otro que no lo es. Así, aquellos que se basan en la destrucción de los residuos sin aprovechamiento alguno, como la incineración sin recuperación energética y el vertido, se consideran como no adecuados desde un punto de vista medioambiental, mientras que los demás constituyen formas de obtener un rendimiento de los residuos a la vez que permiten su reincorporación a los ciclos productivos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies